Deja un comentario

Espe-Desespe-ranza

Desespe-Espe-ranza2

Deja un comentario

EL HJ BIPLOT y WILSON KIPSANG: 2 HORAS, 3 MINUTOS, 23 SEGUNDOS

El pasado 29 de Septiembre cayó el Recod Mundial de Maratón, es decir, todos los fondistas del mundo cogieron la goma de borrar en sus neuronas y sustituyeron el registro de Patrick Makau (2:03:38) por el de Wilson Kipsang (2:03:23). Así, no sólo hay un nuevo punto de referencia sino que se ha abierto aún más la brecha que existe entre humanos y objetos voladores identificados (también llamados etiopes, keniatas o Kiprotich).

En la siguiente tabla podemos ver una comparación numérica por parciales de 5.000 de los últimos tres records mundiales. En ella vemos como realmente fue el principio y el final de la carrera de Kipsang lo que le permitió batir la marca de Makau, que con un parcial de 860 s, o lo que es lo mismo, de 14:20 (3:52 m/km), aún conserva el parcial más rápido. Mantener el ritmo de este parcial durante toda la maratón proyectaría una marca en línea de meta de 2h:00:58 s. Así ,ahora que se habla de bajar de las dos horas, este registro nos muestra que aún estamos realmente lejos de conseguirlo, ya que en 3:2x no existe ningún 5 km a parte del reseñado de Makau.

RecordelMundo2
Utilizando un HJ Biplot (Galindo, 1986) realizado con el software Multbiplot del profesor Villardón (http://biplot.dep.usal.es/classicalbiplot) podemos obtener un gráfico que nos facilita aún más la visualización de esta información (En el gráfico se han incluido los 4 últimos records mundiales).

RecordelMundo

En el espacio de dimensión reducida podemos ver como los cuatro registros son muy diferentes (hay uno en cada cuadrante) y cómo el comportamiento de Greb1 y el de Kipsang a lo largo de la carrera son realmente opuestos. Además, en el gráfico se ve el gran comportamiento de Greb1 en el primer 10 Km (el nombre está en dirección contraria a la flecha). Además vemos que Makau probablemente hubiera tenido un registro mejor en sus piernas si no hubiera pinchado tanto en el último 5 km.

Palabras a parte merecen los últimos 2.195 m que se marcó Kipsang en 6:11, en los que le sacó 12s a Makau (6:23) y 14s a Gebre (6:25)

Deja un comentario

La vida

La vida

Deja un comentario

Amargo punto y seguido

Entre Babilafuente y Salamanca terminaba la temporada y no podía haberlo hecho peor. Después de un grueso de preparación perfecto, las dos últimas semanas y un abandono en el día marcado en rojo han puesto el punto y final a una temporada en el que han salido muy pocas cosas o ninguna.
Empiezo con las cosas buenas, como corredor he crecido y he dado un paso adelante. He ganado en madurez y sobretodo en ambición; no he conseguido mejorar mi marca el día d a la hora h, pero estaba para hacerlo, tanto mental como físicamente. Además, he conseguido incluir en el plan semanas de muchos Km con algunos días de doblaje y el cuerpo los ha asimilado bien. Hasta mi paso a la maratón no voy a subir de los 120 Km semanales y eso ya sé que soy capaz de asimilarlo, haciendo km de calidad dentro de esos Km.
Otra parte positiva es que sé que aún tengo mucho margen de mejora, que aunque en mi DNI no sea ya tan joven como corredor sí lo soy. He pisado una pista de 400m para sentirme muy muy pequeño y saber que me queda realmente mucho trabajo en ella. La siguiente preparación para una media va a tener bastante más trabajo en series cortas y bastante más trabajo por arriba con rodajes más largos. También habrá un trabajo más específico de gimnasio que intentaré hacer coincidir con los días climatológicamente más duros. Porque el invierno en Salamanca…tiene tela.
El cuanto a objetivos, intentaré aproximarme lo más que pueda en los rodajes controlados a 3:40 m/km y las series de 2000 por debajo de 3:20 m/km y las de 4000 lo más cerca posible de 3:20.
Por otro lado, sé que tengo que poner cuidado, en los días que vuelva de viaje o que llegue de viaje, en gestionar la adaptación de las piernas. No tengo que olvidar que una gran preparación se ha ido al traste por: no saber gestionar la sensación de malas piernas que hay después de un día post-descanso, por haber entrenado de noche en un terreno irregular y por haber forzado al cuerpo en series un día de viento. Al final son detalles muy tontos pero que te impiden llegar.
Ahora, psicológicamente necesito un descanso. La presión durante todo el verano ha sido mucha y volver a ponerme las zapatillas en serio antes de haber desconectado realmente sé que sería después un gran lastre. No me importa empezar perder un poco más de forma con tal de volver con todas las molestias curadas. Así, empiezan quince días de indisciplina atlética y de disciplina en otros ámbitos que han estado en un segundo plano. Volveré con más ganas que nunca y espero que un poquito más sabio.
Ahora pasemos a lo menos bueno (por no decir lo peor). No he competido en serio en toda la temporada y muchas de las referencias que tengo que tomar para marcar el nivel de exigencia de la próxima preparación van a ser un poco a ciegas. Yo pienso que habría bajado tranquilamente de 1:20, pero ¿Cuánto de cerca habría estado de 1:15? ¿Me habría costado el final? ¿Habría echado en falta potencia muscular? Poder correr no solamente habría sido una recompensa merecida sino que me habría dado mucha información que ahora no tengo. Así, no me queda más remedio que contentarme con la que he recogido de los propios entrenamientos.
Emocionalmente ha sido un golpe duro, que aún no he empezado a asimilar. Las personas que más quiero han estado conmigo y han atenuado un mazazo que ahora empiezo a notar con toda su crudeza. La inversión que he hecho en recursos ha sido muy grande y los frutos inmediatos se han quedado en la carretera.

Deja un comentario

Juegos

Sinceramente, no era de los que el Sábado pensara que nos iban a dar los juegos. Ni tocaba ni teníamos influencia para trastocar lo que tocaba. Pero si soy de los que quieren los Juegos y si soy de los que piensa que Madrid merece unos juegos, y si quieren, que Madrid tiene sentido. Y no creo que tengan sentido ni por la economía, ni por la unión nacional, ni por el paro, creo que simplemente tienen sentido por la emoción y a belleza del deporte.
Porque mientras se están pagando cantidades astronómicas por jugadores chulos de peineta que ocupan portadas de periódicos día tras día, hay grandes éxitos y sacrificios que se ocultan en rincones recónditos de los periódicos. Porque los Juegos Olímpicos representan el deporte de verdad y no los deportes del telediario, porque el centro de los Juegos son los deportistas y sus gestas. Porque, joder, vale ya de que algunos deportes sólo ocupen portadas por el dopaje, que sólo aparezcan en las tertulias para que los periodistas se llenen la boca de mierda ¿Así queremos unos juegos? ¿Queremos que vengan a competir los mejores deportistas del mundo cunado nuestro reconocimiento hacia ellos es nulo? Me gustaría ver si alguno de ellos tomando todas las sustancias dopantes del mundo es capaz de producir belleza parecida a la de ver a Lance Armstrong pedalear o a la de Bekele acariciando el asfalto con su zancada. Lugares reconditos, pequeñas maravillas olvidadas.
Ojalá haya Madrid 2024 y ojalá vengan. Ojalá tengamos que aguantar a algunos políticos poniéndose la medalla y la estrella a cambio de que no sólo exijamos medallas sino que destinemos recursos a conseguirlas.

Deja un comentario

Aprendiendo

La sociedad esta necesitada de talento, de reinventarse continuamente y no puede permitirse el lujo dejar pasar el ingenio que reside en sus individuos. Profesores con años de experiencia aseguran que en sus clases no han visto a ningún niño con altas capacidades cuando estadísticamente han tenido entre sus pupilos a más de una veintena. Por lo tanto, nuestro sistema educativo parece indiferente a las diferencias individuales que existen entre las personas que forma. Esta claro que el ideal o la utopía sería desarrollar una enseñanza individualizada para cada niño, sin embargo por cuestiones económicas esto no es posible, sin embargo, dar un paso más en esta dirección si que lo es. De esta forma podremos asumir la responsabilidad de desarrollar las capacidades de las nuevas generaciones.

Deja un comentario

Semana 26A-1S

Lunes

La verdad es que el cuerpo lo agradeció, realmente fue un día de descanso en el que sentí cómo los músculos bajaban de la tensión del entrenamiento diario y se relajaban. Al final de día salí a desentumecer las piernas porque los días de descanso total sin mover la musculatura me sientan fatal el día que vuelvo, es como si se agarrotasen (especialmente gemelos y tibiales).

Martes

Me quedé un poco más dormido que de costumbre, pero como al sol le cuesta ya más imponer su ley que hace unos días durante el entrenamiento se mantuvo una temperatura agradable. Los primeros minutos del entrenamiento fueron como si lo estuviese viendo por una TV, no me llegaban sensaciones del cuerpo y si llegaba alguna era de un cierto agarrotamiento en los gemelos. Después poco a poco fui conectando y las sensaciones terminaron siendo buenas, con parciales en progresión

1º 0km-5km à 4:10m/km

2º 5km-10km à 4:02 m/km

3º 10km-15km à 3:54 m/km

4º 15km-16,2Km à 3:56 m/km

Miércoles

Me levanté con ganas de marcha y la hubo, 12×1000+4×200

Jueves

Aunque tocaba rodaje controlado, fue un poco más suave que las últimas semanas. Por cuestiones futuras ya tenía en mente que esta semana quizá iba a tener un día más y que el descanso probablemente no llegaría hasta el Martes.

Viernes

Día grande, un rodaje de 10km por la mañana y un 4×2000+1×4000 por la tarde. Acabe cansado, pero con la sensación de que había sido un día que justificaba todos los días de trabajo previo, todos esos días que no te apetece demasiado ir a a entrenar o que te duelen hasta los pelos y aún así te pones las zapatillas y dices a por ello.

Sábado

Como el Viernes terminé tarde, el Sábado entrené por la tarde y vi atardecer de nuevo corriendo. Un rodaje muy muy suave y sin ninguna pretensión salvo sumar Km y activar las piernas para el Domingo por la mañana. Me noté cansado y me fui a la cama con la sensación de que cada Km al día siguiente se me iba a hacer eterno….18…y no acababa todavía la semana.

Domingo

Día de fiesta y jolgorio, para que nos entendamos, día de rodaje largo (18 km). Al contrario que el resto de la semana, en la que los rodajes habían salido más lentos que las otras este salió un poquitín más rápido (de hecho ha sido el rodaje largo más rápido de toda la preparación). La culpa quizá la tuvo uno de esos pequeños detalles que suman o restan prácticamente en silencio: un simpático hombrecillo que estaba dado vueltas por la Fontana con la bici se cruzó conmigo en cada vuelta dándome ánimos (que en mi foro interno agradecí infinitamente).

Al final del entrenamiento estuve un ratillo hablando con él y me fui para casa con la sensación de que tengo que ser un pelín más ambicioso porque ya no soy un niño y si de verdad quiero hacer algo como corredor no sólo tengo que apostar recursos sino que también debo hacer cosas como las del Viernes. Sé que la propia inercia me va ir haciendo que mejore, pero al mismo tiempo mentalmente tengo que ser más fuerte porque en los entrenamientos que toca sufrir me da la sensación de que me da miedo pasar cierto límite. Ya no soy el corredor que empezaba, ni siquiera el que volvía de una lesión, por edad y por experiencia soy un corredor maduro y cercano a mi plenitud y eso significa que es ahora o nunca.

Lunes (de regalo)

Semana con dos doblajes y sí, lo que faltaba, un día más. Además suponía el reencuentro con el circuito de tierra compacta de Salas Bajas. Me llevaron en coche así que no pude experimentar sensaciones por el camino. Calenté y hice un rodaje de casi una hora, después me fui al gimnasio y finalmente salí otra vez a soltar piernas. Las sensaciones fueron de encontrarme al límite, pero de manera extraña. Me explico: terminé con la sensación de que podía entrenar perfectamente al día siguiente, tanto cardiovascular como muscularmente, ni pulsaciones altas ni dolores pero si la sensación de que no podía tirar de mi, como si todo el entrenamiento hubiera un aire en contra que me frenara.

 
S